HERMANDAD SACRAMENTAL NTRA SRA DEL ESPINO CORONADA

jueves, 8 de marzo de 2012

8 de Marzo: Festividad de San Juan de Dios, Patrón de Granada


AUTOR: FRANCISCO DE LA TORRE RODRÍGUEZ

Para cuantos desconozcan quién fue San Juan de Dios, fundador de la Orden Hospitalaria, o cómo nació ésta y su trayectoria hasta el presente, van dirigidas las siguientes líneas.
Nuestra Orden lleva el apelativo de Hospitalaria como indicación de cuál es el carisma y dedicación específica y, desde que fue formalizada por san Pío V, lleva el distintivo de llamarse de San Juan de Dios (sin el apelativo de santo al tiempo de aquella formalización); y es que no formalmente, pero sí en un sentido muy verdadero, la Orden fue fundada por un grandioso santo, cuyas santas obras tendrán por escenario la ciudad de Granada.

Se llamaba Juan Ciudad (o João Cidade, en su portugués natal), y había venido al mundo según la tradición el año 1495 en la población de Montemor o Novo, de la diócesis de Évora, en el reino de Portugal. Modernamente se cree que era de familia judía, y quizás por ahí se explique que a los ocho años es sacado de su casa paterna, y llevado a Torralba de Oropesa (en la actual provincia de Toledo), a la casa de un mayoral de nombre Francisco. El amo del ganado era un hidalgo de nombre Francisco Herruz, rigiendo el señorío de Oropesa durante la presencia de Juan Ciudad el IIº conde de Oropesa: Francisco Álvarez de Toledo y Pacheco.

Criado y educado cristianamente, en su adolescencia fue zagal y luego pastor de ganados. A los 28
años de edad se alista como soldado en las tropas del conde de Oropesa al servicio del emperador
Carlos V y como tal asiste al sitio de Fuenterrabía. Abandonada la vida militar, vuelve al dominio
de Oropesa, para años más tarde unirse de nuevo a las tropas del conde que acuden a socorrer
Viena. Tras la retirada de los turcos, se licencian las tropas y Juan pasa primero a Flandes y luego por mar a España, dirigiéndose pronto a su pueblo natal portugués, donde encuentra a un tío que le notifica la muerte de sus padres.

De nuevo en España se instala como pastor en una hacienda de Sevilla, de ahí pasa a Gibraltar y al poco a Ceuta, plaza donde Juan se ocupa como peón en la construcción de las murallas a fin de socorrer a una familia noble portuguesa. Vuelto a Gibraltar, desempeña la profesión de vendedor de libros, para posteriormente marchar a Granada, donde se establece en idéntico menester.
Aquí oye predicar a san Juan de Ávila, el Maestro Ávila, y tiene tan extraordinaria conmoción espiritual que da voces y gritos, lo que le llevaría a ser juzgado por loco y a verse recluido en la sala a propósito del Hospital Real granadino.
«... porque predicaba entonces en esta ciudad un santo clérigo que se llamaba el Maestro Avila, predicador apostólico y de muy santa vida, y en la ciudad decían que este Padre Maestro lo había convertido. Y este testigo lo vido en la Iglesia mayor de la ciudad rodeado de
mucha gente y dando voces, pidiendo misericordia a Dios y dándose muy grandes golpes en los pechos y decían que se había estado en la Iglesia tres días sin comer ni beber, y unos decían que era loco y otros que no era sino santo y que aquello era obra de Dios».
«... dos hombres honrados de la ciudad, compadeciéndose dél, lo tomaron por la mano, y
sacándolo de entre el tumulto del pueblo, lo llevaron al Hospital Real [de Granada], que es do
recogen y curan a los locos de la ciudad...».

En la sección aparte donde se recluyen a los dementes del Hospital Real, Juan sufre en propia carne el trato que se da a los enajenados allí internados: celdas oscuras, maniatados, tratados con azotes, baños de sorpresa, exorcismos o cadenas, como corresponde a la terapéutica de la época con estos enfermos:
«... como la principal cura que allí se hace a los tales sea con azotes, y metellos en ásperas
prisiones y otras cosas semejantes, para que con el dolor y castigo pierdan la ferocidad y
vuelvan en sí, atáronle pies y manos, y desnudo, con un cordel doblado le dieron una buena
vuelta de azotes...».
Juan Ciudad advierte a sus custodios:
«... ¿por qué tratáis tan mal y con tanta crueldad a estos pobres miserables y hermanos míos...
no sería mejor que os compadeciésedes dellos y de sus trabajos, y los limpiásedes y diésedes de
comer con más caridad y amor que lo hacéis...?».
En su encierro, toma conciencia de su misión:
«Iesu-Cristo me traiga tiempo y me dé gracia para que yo tenga un hospital, donde pueda
recoger los pobres desamparados y faltos de juicio, y servirles como yo deseo».
Del hospital lo libra san Juan de Ávila, consciente de que no había locura alguna. Juan se pone bajo la dirección espiritual del Santo Maestro, que aprueba su deseo de dedicarse al servicio de los enfermos, como ha meditado durante su permanencia en el hospital.
Luego de hacer una peregrinación a Guadalupe, vuelve a Granada y principia su obra de atender a los enfermos, los pobres, y todos los necesitados que se relacionan con él; y al mismo tiempo
practica un intenso apostolado, singularmente entre las mujeres públicas. En una casa comienza a
recibir pobres y enfermos de cualquier clase, y a rogar por Granada limosnas para sostenerlos,
sirviéndolos y atendiéndolos él mismo con extremada caridad.

«... y respecto de no haber en esta ciudad (Granada) persona que tuviera cuidado dellos tan en particular, los dichos pobres se quedaban muertos por esas calles y para el remedio
desto, el bendito hombre tomó una casilla en la calle que llaman de Lucena y allí, andando por la ciudad, hallaba los pobres debajo de los portales de la Plaza Bibarrambla tendidos por el suelo, y el bendito Ioan de Dios se los echaba en el hombro y los llevaba a la dicha casa, donde respecto de comenzar la dicha obra, no tenía camas suficientes y él traxo eneas donde los albergaba con la limosna que llegaba, absteniéndose del comer por darlo a los pobres y ansí el bendito hombre andaba flaco y muy amarillo, respecto de la vida que traía, con lo cual comenzó a ser conoscida su bendita vida y respetarle y tenerle por hombre de Dios y todos le llamaban Ioan de Dios...».

El obispo de Tuy, Miguel Muñoz, le sugiere que tome el nombre de Juan de Dios y que vista una túnica basta a guisa de hábito, que inmediatamente acoge Juan.
Granada con sus limosnas apoya las buenas obras de misericordia que practica el santo, y aunque no le faltarán críticas y persecuciones, Juan de Dios persevera y socorre a un mayor número de pobres y enfermos.

«... y sabe y vido cómo el bendito Padre Ioan de Dios pedía limosna, descalzo pies y piernas y
la cabeza descubierta y rapada a navaja... con una capacha de esparto en las espaldas en que
echaba la limosna que le daban y una olla en la mano para la vianda y al anochecer salía a
hacer su demanda por las calles de Granada y iba diciendo: ¡Quién hace bien para sí mismo,
hermanos! y llevaba la limosna que allegaba al Hospital y repartía con sus pobres... vido este
testigo que cuando el bendito Padre buscaba limosna y hallaba algún pobre, lo dexaba todo si
no podía andar y lo llevaba a su Hospital...».
Y es entonces cuando se le unen algunos compañeros que quieren compartir su mismo género de
vida y servir también a los pobres y necesitados, y cuando trasladan su primera casa a una más
capaz en la calle de los Gomeles.
Antes de su muerte Juan viaja hasta Castilla, con el fin de recaudar fondos para su hospital, y
protagoniza algunos hechos notables, como es su participación en el desalojo de los enfermos en el incendio del Hospital Real de Granada, ocurrido en julio de 1549. Una pulmonía, a resultas de arrojarse al río Genil para salvar a un muchacho que se estaba ahogando, debilita su salud y Juan de Dios entrega el alma en Granada (08.03.1550).

Sepultado en la iglesia granadina de los Mínimos, su fama de santidad se eleva más y más.
Beatificado (21.09.1630) por Urbano VIII (Breve In Sede Principis Apostolorum, que aprobaba el Decreto (08.06.1630) de la Sagrada Congregación de Ritos), y canonizado (16.10.1690) por
Alejandro VIII (Bula Rationi congruit (15.07.1691), de Inocencio XII). El papa León XIII (Decreto Inter omnigenas virtutes, 15.05.1886), declara a San Juan de Dios Patrono de todos los hospitales y enfermos del mundo, y manda la inserción de su nombre en las Letanías de los Agonizantes. Esta declaración es confirmada por las Letras Apostólicas Dives in misericordia Deus (22.06.1886). Pío XI (Breve Expedit plane, 28.08.1930), declara igualmente a San Juan de Dios Patrono de todas las asociaciones católicas de enfermeros, y de todos los enfermeros de ambos sexos del mundo. San Juan de Dios es copatrono de la ciudad de Granada por Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos (06.03.1940) y Patrono de los Cuerpos de Bomberos de España.

NOVENA

ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS
Me dirijo a ti, San Juan de Dios, Padre de los pobres y enfermos, que compartiste los sufrimientos de los demás, y ahora estás junto al Divino Samaritano para ser nuestro intercesor ante la salud y la enfermedad. Te pido que tu recuerdo nos acompañe siempre, que pongamos a Dios en el centro de nuestra vida, y que demos sentido a la misma desde el amor hecho servicio. Cuento contigo, San Juan de Dios, que sepa imitarte. Amén.

Rezar a continuación la oración del día que corresponda:
DÍAS
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9

DÍA PRIMERO [Ir al principio de esta página]

Fe de San Juan de Dios, por Cristo, con la Iglesia. Para ti, San Juan, el Dios "que te hizo y te crió" fue desde tu conversión el centro de tu existencia: "viendo a Dios todos los días" y "siendo fuerte y constante en su servicio". Ese "Dios, preferido a todas las cosas del mundo", era el encarnado en Cristo "al que deseabas servir y agradar".
Así reafirmabas tu fe en Dios, por Cristo, con la Iglesia: "aceptando todo lo que tenía y creía la Santa Madre Iglesia; de ahí no salías y echaba tu sello y cerrabas con tu llave".
Esa era tu fe, San Juan de Dios, hecha vida. Concédeme que yo la comprenda y la viva como tú. Amén.

__________

DÍA SEGUNDO [Ir al principio de esta página]

Esperanza de San Juan de Dios hecha confianza. Tú, San Juan de Dios, expresas tu esperanza: "vuestro menor hermano Juan de Dios, si Dios quisiere, muriendo mas empero callando y en Dios esperando".
Para ti, Dios es el Señor, nuestro destino: "Yo espero en Dios que algún día será descanso para nuestras almas".
Tu esperanza era confianza existencial y salvífica, y desconfianza de nosotros: "no confiar en sí mismo, sino en solo Jesucristo, pues El sabe mi corazón, y nos dará la vida eterna".
Desde tu esperanza y fe, San Juan de Dios, ayúdame a ver a Dios como Padre y a fiarme de su amor. Amén.

__________

DÍA TERCERO [Ir al principio de esta página]

Caridad misericordiosa de San Juan de Dios. Tú, San Juan de Dios, escribiste "tened siempre caridad, que donde no hay caridad, no hay Dios, aunque Dios en todo lugar está".
Esta caridad será misericordiosa: "si mirásemos cuán grande es la misericordia de Dios, nunca dejaríamos de hacer el bien mientras pudiésemos". Caridad expresada en Amor Misericordioso.
Tu espiritualidad hace referencia a los necesitados como representación del Cristo sufriente, una nueva presencia en el que sufre.
¡Cuánto misterio y qué grande fe! San Juan de Dios, házmelo aceptar, aunque no lo comprenda. Amén.

__________

DÍA CUARTO [Ir al principio de esta página]

San Juan de Dios y la salvación. Tú, San Juan de Dios, "deseabas la salvación de todos como la tuya misma. Amén Jesús". Esta salvación es don, "Jesucristo os guarde y salve", y responsabilidad del hombre: "el buen vivir es la llave del que salvarse sabe".
Para ti, "esta vida es una continua guerra con el mundo, y el demonio, y la carne", y "cual nos hallare el Señor tal nos juzgará, bueno será enmendarnos con tiempo".
Ayúdame, San Juan de Dios, a dar sentido a mi vida. Amén.

__________

DÍA QUINTO [Ir al principio de esta página]

San Juan de Dios, pobre pero confiado. ¿Qué matemáticas eran las tuyas, San Juan de Dios?. "Estoy con mucha necesidad, empeñado y cautivo por solo Jesucristo. Son muchos los pobres, y como no los puedo socorrer, estoy muy triste".
Pero añades: "Confío en solo Jesucristo que me desempeñará; todo lo mantiene y provee Dios cada día. Dar acá, dar allá, todo es ganar".
Que yo, San Juan de Dios, aprenda tu sensibilidad, tu criterio transcendente y sepa imitarte. Amén.
__________

DÍA SEXTO [Ir al principio de esta página]

San Juan de Dios, limosnero de Dios. Tu pregón cada tarde, Juan de Dios, era: "Haceos bien a vosotros mismos, dando limosna a los pobres". Para ti la limosna enriquece al que da y al que recibe.
"La limosna está delante de Jesucristo rogando por vos, y los ángeles la tienen asentada en el libro de la vida. El anillo está bien empleado, que dos pobres llagados hice vestir".
"¡Quién no da de lo que tiene a este bendito mercader pues hace tan buena mercancía!"
Ábreme, San Juan de Dios, la mente, el corazón y la mano.
__________

DÍA SÉPTIMO [Ir al principio de esta página]

San Juan de Dios, esclavo de Jesús y María. Jesús y María centraban, San Juan de Dios, tu ser: "En nombre de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra Señora la Virgen María, el menor esclavo de los esclavos".
En tu vivir "deseabas siempre servirles y agradarles; todo sea para su servicio".
Como ideal, "querías tomar ejemplo de la Virgen María, la cual tejía y trabajaba todo el día, y de noche y parte del día oraba en su retiro".
Que yo sepa, San Juan de Dios, cobijarme en Jesús y María y sean mi ideal de cristiano.
__________

DÍA OCTAVO [Ir al principio de esta página]

San Juan de Dios, Fundador por los pobres. Para ti, Juan de Dios, pobres eran los maltratados, abandonados, enfermos, incurables, llagados que "al verlos te quebraron el corazón".
Escribiste: "desvelarse en curarles, hacerles bien y caridad, sustentarles, vestir y curar".
De tu ejemplo nacen tus Hermanos Hospitalarios y surge tu obra de caridad; y ya son cuatro siglos y medio que sigues entre los pobres por medio de tantos que directa e indirectamente continúan tu misión.
Que tu ejemplo no se desvirtúe, San Juan de Dios, y los pobres cuenten a su lado con unas manos y un corazón. Amén.
__________

DÍA NOVENO [Ir al principio de esta página]

San Juan de Dios, Patrón por su Hospitalidad. Desde tu ejemplo, San Juan de Dios, fuiste proclamado Patrón de Enfermos, Hospitales, Enfermeros y Asociaciones Sanitarias por León XIII y Pío IX; en España también del Cuerpo de Bomberos.
Sé de todos ellos su intercesor, para que los pobres y enfermos estén sobre otros intereses sociales, económicos y políticos, los hospitales sean en verdad santuarios de salud y humanización y los sanatorios actúen con responsabilidad y ética, con profesionalidad y técnica, con servicialidad, respeto y defensa de la vida. Así sea.