HERMANDAD SACRAMENTAL NTRA SRA DEL ESPINO CORONADA

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Dulce Nombre de MaríaFiesta: 12 de Septiembre
Origen de la fiesta: Victoria en la batalla de Viena, 1683>>
Jesús Marí Ballester
Ha sido Lucas en su evangelio quien nos ha dicho el nombre de la doncella que va a ser la Madre de Dios: "Y su nombre era María". El nombre de María, traducido del hebreo "Miriam", significa, Doncella, Señora, Princesa.
Estrella del Mar, feliz Puerta del cielo, como canta el himno Ave maris stella. El nombre de María está relacionado con el mar pues las tres letras de mar guardan semejanza fonética con María. También tiene relación con "mirra", que proviene de un idioma semita. La mirra es una hierba de África que produce incienso y perfume.
En el Cantar de los Cantares, el esposo visita a la esposa, que le espera con las manos humedecidas por la mirra. "Yo vengo a mi jardín, hermana y novia mía, a recoger el bálsamo y la mirra". "He mezclado la mirra con mis aromas. Me levanté para abrir a mi amado: mis manos gotean perfume de mirra, y mis dedos mirra que fluye por la manilla de la cerradura". Los Magos regalan mirra a María como ofrenda de adoración. "Y entrando a la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron y abriendo sus cofres, le ofrecieron oro, incienso y mirra". La mirra, como María, es el símbolo de la unión de los hombres con Dios, que se hace en el seno de María. Maria es pues, el centro de unión de Dios con los hombres. Los lingüistas y los biblistas desentrañan las raíces de un nombre tan hermoso como María, que ya llevaba la hermana de Moisés, y muy común en Israel. Y que para los filólogos significa hermosa, señora, princesa, excelsa, calificativos todos bellos y sugerentes.


EL NOMBRE Y LA MISION

En la Historia de la Salvación es Dios quien impone o cambia el nombre a los personajes a quienes destina a una misión importante. A Simón, Jesús le dice: "Tú te llamas Simón. En adelante te llamarás Kefá, Pedro, piedra, roca, porque sobre esta roca edificaré mi Iglesia". María venía al mundo con la misión más alta, ser Madre de Dios, y, sin embargo, no le cambia el nombre. Se llamará, simplemente, MARIA, el nombre que tenía, y cumple todos esos significados, pues como Reina y Señora la llamarán todas las generaciones. María, joven, mujer, virgen, ciudadana de su pueblo, esposa y madre, esclava del Señor. Dulce mujer que recibe a su niño en las condiciones más pobres, pero que con su calor lo envuelve en pañales y lo acuna. María valiente que no teme huir a Egipto para salvar a su hijo. Compañera del camino, firme en interceder ante su hijo cuando ve el apuro de los novios en Caná, mujer fuerte con el corazón traspasado por la espada del dolor de la Cruz de su Hijo y recibiendo en sus brazos su Cuerpo muerto. Sostén de la Iglesia en sus primeros pasos con su maternidad abierta a toda la humanidad. María, humana. María, decidida y generosa. María, fiel y amiga. María fuerte y confiada. María, Inmaculada, Madre, Estrella de la Evangelización.
 


Santísimo Nombre de María 
Padre Tomás Morales, s. j.

MARÍA, EL NOMBRE DE LA VIRGEN

“Y el nombre de la Virgen era María”, nos dirá el Evangelio. En la Sagrada Escritura y en la liturgia el nombre tiene un sentido más profundo que el usual en el lenguaje de nuestros días. Es la expresión de la personalidad del que lo lleva, de la misión que Dios le encomienda al nacer, la razón de ser de su vida.

El nombre de la Madre de Dios no fue escogido al azar. Fue traído del cielo. Todos los siglos han invocado el nombre de María con el mayor respeto, confianza y amor... Si los nombres de personajes bíblicos juegan papel tan importante en el drama de nuestra redención y están llenos de sentido, ¡cuánto más el de María!... Madre del Salvador, tenía que ser el más simbólico y representativo de su tarea en mundo y eternidad. El más dulce y suave, y, al mismo tiempo, el más bello de cuantos nombres se han pronunciado en la tierra después del de Jesús. Sólo para los nombres de María y Jesús ha establecido la liturgia una fiesta especial en su calendario.

España se anticipó en solicitar y obtener de la Santa Sede la celebración de la fiesta del Dulce Nombre de María. Nuestros cruzados, después de ocho siglos de Reconquista, apenas descubierta América, pidieron su celebración en 1513. Cuenca fue la primera diócesis que la solemnizó.


La Virgen en sus distintas advocaciones, coronada de estrellas o atravesada de espadas dolorosas, resume en su culto los amores de la Península Ibérica. Creció bajo su manto, desde las montañas de Covadonga al iniciar la gran cruzada de Occidente, hasta terminarla invocando su nombre en aguas de Lepanto. La carabela de Colón descubriendo América, la prodigiosa de Magallanes dando la primera vuelta al mundo, bordarán también entre los pliegues de sus velas henchidas al viento, el dulce nombre de María, Reina y Auxilio de los cristianos.

Después de la derrota de Lepanto, los turcos se retiran hacia el interior de Persia. Cien años más tarde, con inesperado coraje, reaccionan y ponen sitio a Viena. Alborea límpido y radiante el sol del 12 de septiembre de 1663. El ejército cruzado ‑sólo unos miles de hombres‑ se consagra a María. El rey polaco Juan Sobieski ayuda la misa con brazos en cruz. Sus guerreros le imitan. Después de comulgar, tras breve oración, se levanta y exclama lleno de fe: ¡Marchemos bajo la poderosa protección de la Virgen Santa María!»

Se lanzan al ataque de los sitiadores. Una tormenta de granizo cae inesperada y violenta sobre el campamento turco. Antes de anochecer, el prodigio se ha realizado. La victoria sonríe a las fuerzas cristianas que se habían lanzado al combate invocando el nombre de María, vencedora en cien batallas. Inocencio XI extiende a toda la iglesia la festividad del dulce y santísimo nombre de María para conmemorar este triunfo de la Virgen.

«Y el nombre de la Virgen era María»... Preguntas: «¿quién eres?»> Con suavidad te responde: «Yo, como una viña, di aroma fragante. Mis flores y frutos son bellos y abundantes. Soy la madre del amor hermoso, del temor, de la santa esperaza. Tengo la gracia del camino y de la verdad. En mí está la esperanza de la vida» (cf. Si 24, 16‑21).



ESTRELLA, LUZ, DULZURA

María, Estrella del mar. En las tormentas de la vida, cuando la galerna ruge y encrespa olas, cuando la navecilla del alma está a punto de naufragar: Dios te salve, María, Estrella del mar.

María, Esperanza. Eso significa también su nombre arco iris de ilusión y anhelo que une el cielo con la tierra. «Feliz el que ama tu santo nombre ‑grita San Buenaventura , pues es fuente de gracia que refresca el alma sedienta y la hace fecunda en frutos de justicia».

Está llena de luz y transparencia. Sostiene en sus brazos a la luz del mundo (cf. Jn 8, 12). Irradia pureza. El nombre de María indica castidad, apunta Pedro Crisólogo. Azucenas y jazmines, nardos y lirios, embalsaman el ambiente con la fragancia de sus perfumes. Pero María, iluminada y pura, nos embriaga con el aroma de su virginidad incontaminada. Nos invita a todos: ,Venid a mí los que me amáis, saciaos de mis frutos. Mi recuerdo es más dulce que la. miel, mi heredad mejor que los panales» (Si 24, 19‑20).

María, mar amargo, simboliza asimismo su nombre. Asociada a la redención dolorosa de Cristo, su corazón es mar de amargura inundado de sufrimientos. Pide reparación y amor aún hoy, en Fátima y Lourdes. Dios te salve María, mar amargo de dolores. Angustia de madre, que ve con tristeza que sus hijos se condenan...

«María, nombre cargado de divinas dulzuras» (San Alfonso de Ligorio, ‑ 1 de agosto). «Puede el Altísimo fabricar un mundo mayor, extender un cielo más espacioso ‑exclama Conrado de Sajonia‑, pero una madre mejor y más excelente no puede hacerla»». Años antes, San Anselmo (‑‑ 21 de abril), prorrumpía lleno de admiración: «Nada hay igual a ti, de cuanto existe, o está sobre ti o debajo de ti. Sobre ti, sólo Dios. Debajo de ti, cuanto no es Dios>.

«Dios te salve, María...» San Bernardo (.‑ 20 de agosto), entusiasmado al mirarla, siente su corazón arrebatarse en amor. Cantaba un día la Salve con sus monjes en un anochecer misterioso. Llenos de melancolía y esperanza, los cistercienses despiden el día rodeando a la Virgen. Al llegar a la petición final ‑‑‑después de este destierro, muéstranos a jesús, fruto bendito de tu vientre‑, Bernardo sigue solo balbuceando lleno de Júbilo, loco de amor: <«¡Oh clementísima, oh piadosísima, oh dulce Virgen María...!»


MIRA A LA ESTRELLA, INVOCA A MARÍA
Estrella de los mares. Ave, Maris stella», le canta la Iglesia. La estrella irradia luz sin corromperse. De María nace Jesús sin mancillar su pureza virginal. Ni el rayo de luz disminuye la claridad de la estrella, ni el Hijo de la Virgen marchita su integridad. María es la noble y brillante estrella que baña en su luz todo el orbe. Su resplandor ilumina la tierra. Enardece corazones, florecen virtudes, se amortiguan pasiones y se ahogan los vicios.

Es la estrella bella y hermosa reluciendo en las tinieblas del mundo y marcándonos la ruta del cielo. «<Mi recuerdo durará por los siglos. El que me come, tendrá más hambre; el que me bebe, tendrá más sed. El que me escucha, no se avergonzará. El que trabaja conmigo, no pecará. Los que me den a conocer, tendrán la vida eterna» (cf. Si 24, 20‑22).

San Bernardo nos dice en este día del Santísimo y Dulce Nombre de María: ,No apartes tu mirada del resplandor de esta estrella, si no quieres sucumbir entre las olas del mundo. Cuando soplen vientos de tentaciones o te abatan tribulaciones, mira a la estrella, invoca a María. Cuando olas furiosas de soberbia, ambición o envidia amenacen tragarte, mira a la estrella, invoca a María. Si la ira, avaricia o impureza quieren hundir la nave de tu alma, mira a la estrella, llama a María. Si, desesperado por la multitud de tus pecados, anegado por tus miserias, empiezas a desconfiar de tu salvación, piensa en María. En los peligros, en los sufrimientos, en tus trabajos y luchas, piensa en María, invoca a María. Que su nombre no se aleje de tu corazón ni se separe de tus labios».

«Dios te salve, María...» Es tu santo, el de todos tus hijos. Recibe nuestra felicitación emocionada, llena de confianza en el poder de tu nombre santísimo. Unámonos a la Iglesia y con ella alegrémonos venerando el nombre de María para merecer llegar a las eternas alegrías del cielo.

El Santísimo y Dulce Nombre de María será para nosotros emblema de victoria. Así ella va delante señalando luminosa el camino... Nos apropiamos las palabras de San Bernardo que continúan su segunda homilía de la Anunciación. <,,Siguiéndola a ella, no te desviarás. Rogándola, serás fuerte. Mirándola, no te equivocarás. Agarrándote, no caerás. Siendo ella protectora, no temerás. Capitana, no te fatigarás. Siendo propicia, llegarás».


 
siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)

CULTOS A JESÚS NAZARENO DE HUÉTOR TÁJAR EN LAS FIESTAS PATRONALES.

Desde el blog Cruz de Guía remitimos una nota perteneciente de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Huétor-Tájar. Al mismo tiempo animamos a todos los granadinos a participar en los solemnes cultos en honor a Jesús Nazareno, en el año que se cumple el LXXV de la imagen de Espinosa Cuadros.
Un año más, como ya es tradición llegando el mes de Septiembre, donde se inicia un nuevo curso cofrade, es el momento de la celebración de las Fiestas Patronales a Nuestro Padre Jesús Nazareno de Huétor Tájar, envuelta además en una coraza especial, por la celebración del LXXV aniversario de la llegada de Nuestra Venerada Imagen a nuestro pueblo.

Los cultos comienzan con la Celebración del Quinario en Honor a Jesús Nazareno y su Madre, Nuestra Señora de los Dolores, del 10 al 14 de Septiembre a las 20h. en la Iglesia Parroquial de Santa Isabel. Este año nos acompañaran D. Jesús Ramírez, Párroco de Montejicar, D. Juan Carlos Burgueño, Párroco de Alomartes, D. Juan Carlos Hidalgo, Párroco de la Iglesia de la Encarnación de Loja y D. José Ignacio Martínez, Párroco de Huétor Tájar y Consiliario de la Hermandad.

También el jueves día 13 sera la Ofrenda Floral a la Virgen de los Dolores, donde este año la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores pide la colaboración con alimentos no perecederos. 

Como ya es tradicional el próximo viernes 14 de Septiembre, de 12:00h. a 14:00h. y por la tarde de 18:30h. a 22:00h, en la Iglesia Parroquial de Santa Isabel, tendrá lugar la IX Ofrenda Floral y Besapiés a Nuestro Padre Jesús Nazareno, con la participación de todo el pueblo de Huétor Tájar, todas las Empresas, Asociaciones, Entidades públicas y todos los fieles y Hermanos, que un año más se hace posible gracias a la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de Huétor Tájar. Pedimos vuestra colaboración trayendo varas de Nardos que serán utilizados en el exorno del paso de Jesús Nazareno para la procesión del domingo.

Para este día está previsto que el Exmo. Ayuntamiento de Huétor-Tájar, haga entrega del Bastón de mando del Ayuntamiento, con la proclamación en pleno de la imagen como Patrón y Alcalde a perpetuidad de la localidad.
Y como punto final, el próximo domingo 16 de Septiembre, a las 19:30h. tendrá lugar la Solemne Eucaristía en honor de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que estará cantada por el Coro de la Buena Esperanza. Una vez finalizada se comenzará a organizar la Salida procesional de Jesús Nazareno por las calles del pueblo, acompañado de la Banda de Tambores de la Hermandad y por la Banda Municipal "Amigos de la Música" de Huétor Tájar, estará acompañada por distintas hermandades de localidades próximas.
Desde aquí, queremos invitarles a participar en todos los cultos en honor a Nuestro Sagrado Patrón, con motivo de las Fiestas Patronales.


CELBRACIONES EN HONOR A SAN ROGELIO

CELEBRACIONES EN HONOR DE SAN ROGELIO, DURANTE EL MES DE SEPTIEMBRE


La Hermandad Patronal de San Rogelio, junto a la Parroquia, han organizado  los siguientes actos, para venerar la memoria de nuestro Patrón, durante el mes de Septiembre.
En la Casa Hermandad de San Rogelio: Todas las tardes del mes de Septiembre, se rezará el Santo Rosario a las 7 y media de la tarde, cada día con una intención concreta.
DEL VIERNES 7 AL SÁBADO 15 DE SEPTIEMBRE: SOLEMNE NOVENA A NUESTRO PATRÓN SAN ROGELIO.
Cada tarde a las 7 y media: Exposición del Santísimo. Santo Rosario. Novena.
A las 8 de la tarde: Eucaristía. Himno a San Rogelio.
Excepto el Sábado 15 de Septiembre, que comenzaremos a las 8 de la tarde con la Exposición y a las 8 y media con la Eucaristía.
La mejor forma de celebrar esta Novena a nuestro Patrón, es confesándose y participando cada día de la Santa Misa.
El viernes, 21 de Septiembre a las 8 y media de la tarde en la Iglesia: Charla Coloquio: Los Mártires cristianos. P. D. Francisco Román.
Sábado, 22 de Septiembre, a las 2 de la tarde: COMIDA DE HERMANDAD.
El viernes, 28 de Septiembre a las 8 y media: Charla-coloquio: La Iglesia de Íllora.   D. Ceferino Navarro Navarrete.